Insomnio

Hubo una reunión
a las tres de la mañana
en un cuarto en la parte de atrás
de mi cerebro
Acudieron los necios y los gritones
los asustadizos y los pesimistas
sin tomar turno
presagiaron y se quejaron
Después de una hora deliberando
uno a uno, se fueron cansando
exhaustos y sin aire, se sentaron
y me vieron en silencio
Decidí no responder
dejarme vencer
y ver si podía dormir de nuevo
-aún tenía 45 minutos-.
Y en ese momento
escuchamos todos
los necios y los miedosos
los pesimistas y los gritones
Suave pero claro
Unos pasos
La voz de un viejo amigo ya fallecido
tarareando por el pasillo
una vieja canción
de esperanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *